Interesa saber esto...

domingo, 16 de octubre de 2016

Síndrome de Diógenes en Buniel.

Excelente imagen corporativa de nuestro Ayuntamiento




Siempre cuidando la imagen del pueblo




Arte abstracto conceptual en Buniel





Bancos reciclados con patas rotas


Columpios reciclados al fondo


Vista tras la antigua valla de Fadesa, (desde los merenderos).



Estas fotos son de ayer, se ve que el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento no ha tenido tiempo de retirar los residuos generados en la obra de, lo que algunos se atreven a llamar, Plaza Mayor.

 Se me ocurren algunas cuestiones:

-¿Porque el contratista no retiró los residuos?.
- Si no estaba contratada la gestión de los residuos, por descuido, por error o porque no entraba en el presupuesto, ¿porque no se llevan al vertedero?.
- Los residuos se generaron a finales de Junio y principios de Julio principalmente, estamos a 16 de Octubre, ¿No son suficientes tres meses para retirarlos?, ¿tendremos que traer una nueva maquina para cargarlos?.
-¿Deben los vecinos de los merenderos disfrutar de tan agradable paisaje?.
- ¿Es esta la imagen que quiere transmitir nuestro Ayuntamiento, escombros, residuos, basura..?

Los bancos y columpios del antiguo parque, los reciclados en el proyecto, disfrutan una agradable vista a la Nacional 620, si sirven, que los metan dentro de la nave y los reparen, si no sirven, a la basura.

El síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que afecta, por lo general, a personas de avanzada edad que viven solas. Se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos.

Que Fortuna nos sonría.

domingo, 2 de octubre de 2016

Cuarto Milenio en Buniel.


Esta noche en Cuarto Milenio, el espeluznante caso de los caníbales de Buniel. 

Este fin de semana, el viernes por la noche, y este domingo al mediodía, grupos de hambrientos indígenas (y no indigenas ) han asentado sus posiciones en torno a la mesa en que repartíamos morcilla, chorizo y torreznos y, por lo que "man comentado" en el catering del polimerendero...(aqui no estaba presente)

El viernes llegue a temer ser victima de un mordisco y estuve preocupado por la integridad de las personas que colaboramos en el reparto...

Al grito de:

"ES GRATIS",  "YO TAMBIÉN PAGO ESTO" o "SOY DEL PUEBLO.."

Las hordas de salvajes nativos (y no nativos, ojo) hambrientos, arramblaban con todo, sin respetar a sus vecinos, a niños o a otras personas.
Afincados en las mesas publicas, Rodrigo Reloj (el que no llega tarde a ningún ágape), La Vieja al Visillo (siempre atenta a comidas gratis), El agricultor que vendió sus fincas y se compro un tractor, y demás elementos de Buniel, cual falange macedonia,  formaron una impenetrable barrera, para proteger "su derecho al pincho"...




¿Hay hambre en Buniel?
¿Es solo carencia de educación elemental ?
¿Pobreza?

o como dice un amigo mio, mocos y babas, hambre y miseria...

Esperemos que el Ayuntamiento tome cartas, propongo un cursillo de quince días, para explicar que, en estos acontecimientos, uno coge un pincho y se retira para que los demás también puedan coger,  así comemos todos; si son necesarios más de quince días para explicar esto, que se prolongue...

Iker Jimenez, imagino que nos dará una explicación más razonable a este espeluznante suceso.


Que Fortuna propicie educación.


P.D. Este viernes sobro de todo, ¿pa que las prisas?..En fin....